Compartir

Washington DC,>El presidente Joe Biden urgió este sábado al Senado a aprobar el paquete de estímulo fiscal al asegurar que «no hay tiempo que perder» y es «necesario para aliviar» el profundo sufrimiento causado por la pandemia.

«No tenemos tiempo que perder. Si actuamos ahora, decisivamente, con rapidez y valentía, podemos finalmente imponernos al virus», dijo Biden en un breve discurso en la Casa Blanca, horas después de que la Cámara de Representantes aprobase el paquete valorado en $1.9 billones de dólares.

El proyecto fue aprobado con 219 votos a favor -todos demócratas- y 212 en contra -los republicanos en bloque más dos demócratas, Jared Golden de Maine, y Kurt Schrader de Oregón- esta madrugada.

«Ahora la propuesta va al Senado, donde espero sea tratada con rapidez (…) La gente de este país ha sufrido demasiado y por demasiado tiempo. Necesitamos alivio para ese sufrimiento», remarcó el mandatario.

Dada la exigua mayoría de los demócratas en el Senado, de 51 a 50, y las dudas expresadas por numerosos senadores republicanos, se prevén duras negociaciones para sacar adelante la medida.

Se trata del primer gran proyecto legislativo impulsado por el Gobierno de Joe Biden.

La medida más llamativa del rescate son los nuevos pagos directos a contribuyentes de $1,400 dólares.

Además, el plan incluye un rescate de $350,000 millones de dólares para Gobiernos locales y estatales; $20,000 millones de dólares para un plan nacional de vacunación y otros 50,000 para el sistema de pruebas.

También amplía hasta agosto las ayudas al desempleo, ya que los actuales fondos expiran el 14 de marzo, fecha límite que se han marcado tanto la Casa Blanca como los demócratas en ambas cámaras para tener el proyecto finalizado.

Este rescate económico de Biden, de ser finalmente aprobado, se uniría al de $900,000 millones de dólares que el Congreso impulsó en diciembre y al de $2.2 billones de dólares, el mayor de la historia de Estados Unidos, en marzo pasado.

Durante el debate en la sala el viernes, la Portavoz Pelosi pronunció un apasionado discurso sobre la urgente necesidad del alivio.

“A medida que avancemos en esta legislación, continuaremos ajustando los $15, lo que le daría un aumento a 27 millones de estadounidenses … El salario mínimo de $7.25 que existe ahora es en muchos casos una explotación del trabajador estadounidense”, dijo Pelosi. «Buscaremos una solución consistente con las reglas del Senado y lo haremos pronto».

El proyecto incluía un aumento gradual del salario mínimo federal a $15 la hora para 2025, duplicando con creces el de $7.25 vigente desde 2019.

Pero parece altamente probable que esa parte de la ley muera en el Senado desde que la árbitra apartidista de las normas de la Cámara Alta, Elizabeth MacDonough, dijo que no puede incluirse en el paquete.

La determinación de MacDonough significa que los demócratas enfrentan un obstáculo casi insalvable al aumento salarial este año en vista de la sólida oposición republicana.

Los demócratas dijeron que la tambaleante economía y el medio millón de vidas estadounidenses exigen una acción decisiva y que los legisladores del Partido Republicano están fuera de sintonía con un público que según encuestas ve principalmente de manera favorable el proyecto de ley.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *