Compartir

Santo Domingo RD,>Para nadie es un secreto que en un futuro no muy lejano el trabajo tradicional dependerá mucho de la robótica.

Aunque esto supone algo por lo cual preocuparse para algunos, el lado positivo es que esos cambios también generarán nuevas perspectivas y funciones ligadas al manejo de la inteligencia artificial. Solo hay que estar preparados.

Precisamente esa concepción es lo que mueve al experto en metodologías activas y TIC Moussa Boumadan a enfatizar en la importancia de capacitar a los jóvenes desde las competencias académicas para esa realidad eminente a través de la implementación de la robótica en escuelas y colegios.

Lo más interesante es que según Boumadan, más allá de buscar ingenieros y expertos en la materia para llevar el conocimiento a los alumnos, el enfoque debe ser preparar a los propios docentes para que la inteligencia artificial no sea vista como una asignatura aislada.

“El propósito de implementar la robótica en el sistema educativo es que las personas puedan darse cuenta de que es posible aprender mientras uno se divierte”, comenta agregando que dicha ciencia permite un aprendizaje aplicado, ya que las suposiciones teóricas son demostradas con algo tangible, que en este caso es el robot.

Para lograr esta inclusión es imprescindible comprender que solo puede ser posible si los docentes asumen el uso de la robótica en cada una de las asignaturas que imparten donde puedan ser utilizadas como prácticas que ayuden a los estudiantes a desarrollar sus habilidades didácticas.

En cuanto a la edad a la que puede empezarse a trabajar la robótica, el especialista destaca que mientras más temprano, mejor. Durante los primeros años de formación, lo ideal es que los niños empiecen a trabajar desde un enfoque guiado y con secuencias simples, como oprimir botones y programar el robot para que haga determinadas tareas.

Al pasar a primaria y secundaria, lo que era una robótica guiada se convierte en una de proyectos educativos en los que se trabajan las matemáticas y las ciencias naturales.

Es ahí donde entra el componente didáctico y pedagógico del docente, dando paso a utilizar la robótica al servicio de áreas curriculares como las matemáticas o las ciencias naturales.

Habilidades

Entre las aptitudes que desarrollan quienes trabajan desde la inteligencia artificial, las más destacables son las competencias transversales, como el trabajo en equipo, la resolución de problemas y la creatividad, a las cuales no se les da mucha importancia en la metodología educacional actual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *