Compartir

Miami,>El diario The Miami Herald y la agencia de noticias Reuters indicaron que los sospechosos habían planeado «arrestar al presidente [en su casa] e ir al palacio presidencial con él». Jovenel Moise acabó muerto tras recibir al menos 12 disparos.

La operación que llevó al asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moise, la madrugada del miércoles, llevó al menos un mes de planificación. Según los investigadores que entrevistaron a los 19 detenidos por el crimen, los involucrados se reunieron en comidas y en una casa en la capital haitiana, Puerto Príncipe, de acuerdo con información del Miami Herald.

“Probablemente estaban observando y esperando la oportunidad de hacerlo”, dijo el juez de instrucción Clément Noël, quien fue uno de los primeros en interrogar a los dos haitiano-estadounidenses entre los 19 sospechosos detenidos hasta el momento.

James A. Solages, de 35 años, y Joseph G. Vincent, de 55, ambos del sur de Florida, no le dijeron a Noël por qué eligieron la fecha en que lanzaron el ataque armado contra la residencia privada de Moise, pero insistieron en que el plan no era asesinarlo, según esta información.

La agencia de noticias Reuters también tuvo acceso a los testimonios de los sospechosos, que insistieron en que su plan no era asesinar al presidente. Univision Noticias no ha verificado independientemente sus declaraciones.

Noël y otra persona que interrogó a los hombres afirmaron que la intención del grupo era «arrestar al presidente [en su casa] e ir al palacio presidencial con él».

Los dos haitianos estadounidenses involucrados en el magnicidio «dijeron que estaban allí, pero no fueron a matar al presidente», según Noël. “Dijeron que sabían lo que pasó, pero que no participaron en el asesinato. Estaban allí para traducir».

Hasta ahora, se sabe que el presidente Jovenel Moise fue torturado (le partieron un pie y un brazo) y que recibió al menos 12 disparos, uno de ellos en la frente.

Una mujer reza durante la misa dominical en la iglesia de Sacre-Coeur, en Puerto Príncipe, el domingo 11 de julio, cuatro días después de que el presidente Jovenel Moise fuera asesinado en su casa.Crédito: Joseph Odelyn/AP

Cientos de haitianos asistieron a los servicios religiosos de este domingo mientras la tensión política en Haití, el país más pobre de América, continúa, de acuerdo con información de la AP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *