Compartir

La Vega RD,>Nuestra santa madre iglesia Católica y el pueblo de Dios, estaremos conmemorando el próximo martes 21 de Septiembre, los 525 años de haber sido bautizados los primeros indios en América, acontecimiento trascendental que tuvo lugar el 21 de septiembre del 1496, en la vecindad de la antigua ciudad de La Concepción de La Vega, hoy conocida como Vega Vieja, donde recibieron las aguas bautismales de parte de fray Ramón Pané, el cacique Guaticaba y dieciséis miembros de su familia.

Fray Ramón Pané, ermitaño jerónimo, era parte de los trece misioneros que vinieron con Colón en su segundo viaje en el 1493. Para llevar a cabo su labor evangelizadora, fray Ramón vivió con los indios durante varios años, aprendió sus costumbres, el origen de sus dioses, su religiosidad popular y, por sobre todo, sus lenguas, de manera especial la de los taínos, lo que quiere decir, que antes de recibir el Sacramento del Bautismo, Guaticaba -quien recibió el nombre de Juan Mateo- y los dieciséis miembros de su familia, fueron debidamente catequizados por fray Ramón Pané, a tal punto, que años más tarde, al ser torturados por indios belicosos para que renegaran de su catolicismo, prefirieron morir pronunciando Dios, naboría, daca, que quiere decir: YO SOY SIERVO DE DIOS, recibiendo la palma del martirologio de parte del Papa Juan Pablo II, en septiembre del 1994 al declararlos “Primeros Mártires Cristianos de la Fe Cristiana en América”.

Es por ello que el próximo martes 21 de septiembre, en el lugar de La Vega Vieja, estaremos celebrando una especial Eucaristía concelebrada, cuyo principal
oficiante será el nuncio apostólico del Papa en la República Dominicana, monseñor Ghaleb Bader, acompañado de monseñor Héctor Rafael Rodríguez,
Obispo de La Vega, obispos de la Conferencia del Episcopado Dominicano, así como sacerdotes, religiosos y un reducido grupo de feligreses, debido a las
restricciones impuestas por las autoridades sanitarias con motivo de la pandemia que afecta el país.

Durante la celebración y como recordación a los primeros bautismos, serán bautizados representantes de todas las diócesis del país.

El hecho de haberse bautizado en esta diócesis los primeros indios en América,
nos otorga el privilegio de haber sido el lugar elegido por la Divina Providencia
para hacerse presente -por vez primera en el Nuevo Mundo- el Espíritu Santo, iniciándose así el definitivo enlace entre el alma nacional y la fe cristiana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *