Compartir

Washington DC,>A medida que crece la obligatoriedad de las vacunas contra el COVID-19 en Estados Unidos, están aumentando también las personas que alegan motivos religiosos para exentarse de la medida.

Tales objeciones religiosas se utilizaban antes sólo de forma ocasional para obtener una dispensa a varias vacunas obligatorias. Sin embargo, se están convirtiendo en un recoveco legal cada vez más utilizado para evitar la aplicación de la vacuna contra el COVID-19

Alrededor de 3,000 empleados del Departamento de Policía de Los Ángeles están alegando objeciones religiosas para tratar de librarse de la vacuna obligatoria. En el estado de Washington, cientos de trabajadores estatales están buscando exenciones similares. Un hospital de Arkansas se ha visto desbordado por tantas solicitudes de este tipo por parte de sus empleados que, al parecer, ha decidido no aceptarlas.

Es probable que el fenómeno crezca después de que el presidente Joe Biden impulsara un nuevo mandato de vacunación que abarca a más de 100 millones de estadounidenses, incluidos los empleados del poder ejecutivo y los trabajadores de empresas con más de 100 personas en nómina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *