Compartir

En su gestión como alcalde rescató y transformó a Santiago, con un ejercicio caracterizado por la total limpieza de la ciudad, la transparencia y el orden, cumpliendo con el Presupuesto Participativo,

construyendo cientos de obras en favor de diversas comunidades, como parques, casas clubes, polideportivos y canchas, aceras, contenes, muros de gaviones, centros comunitarios, asfaltado y bacheo. Apoya el deporte, impulsa la cultura, además de que a su llegada el Ayuntamiento de Santiago recobró la confianza perdida en el comercio y el empresariado y hoy ocupa el primer lugar en el ranking de transparencia y buenas prácticas.


Santiago RD,> Siendo aún muy joven, Abel Martínez, el hoy alcalde del municipio de Santiago asumió su primer puesto como titular en el servicio público, ocupando el cargo de procurador fiscal del Distrito Judicial de la segunda ciudad en importancia del país, función que desempeñó con entereza y absoluta responsabilidad, dando los primeros pasos para la transformación y el adecentamiento del Ministerio Publico.


Como diputado al Congreso Nacional y en representación de la provincia de Santiago fue electo por primera vez en el año 2002, reelecto en el 2006 y en el 2010, convirtiéndose en presidente de la Cámara de Diputados durante seis años, impulsando en su exitosa carrera legislativa importantes leyes para el fortalecimiento de la institucionalidad del país.


A su llegada al cabildo de Santiago en el año 2016 la ciudad estaba perdida, basura acumulada por todas partes, al punto de que el municipio fue declarado en estado de emergencia sanitaria, los hospitales estaban copados de personas enfermas por leptospirosis, dengue y otras enfermedades respiratorias fruto del abandono en que la encontró.


Abel Martínez emprendió acciones inmediatas, había prometido rescatar la ciudad, devolverle su esplendor, hacer que los santiagueros se sintieran nuevamente orgullosos de vivir en ella y al cabo de pocos meses la basura era historia, calles, avenidas, el centro histórico, barrios y urbanizaciones volvieron a estar limpios, Abel prometió y cumplió.


El alcalde del municipio juró dar participación a las comunidades a través de las juntas de vecinos, cumplir con el Presupuesto Participativo que establece la Ley 176-07, es así como cada año se celebran asambleas comunitarias para que los residentes de cada comunidad elijan sus obras prioritarias, las que son incluidas en el presupuesto anual que aprueba el Concejo Municipal y Abel Martínez le da estricto cumplimiento.


Cientos de obras han sido construidas durante sus dos administraciones al frente del Ayuntamiento de Santiago, entre parques, casas clubes, centros comunitarios, polideportivos y canchas mixtas, aceras, contenes, muros de gaviones, parques infantiles, asfaltado, bacheo, limpieza de imbornales, obras de embellecimiento, la moderna entrada a Santiago, el completo ordenamiento de la ciudad y apoyo total al Deporte en sentido general, Abel Martínez, ha cumplido con las diferentes comunidades.


A su llegada al cabildo local, Abel Martínez encontró los mercados, cementerios y los espacios públicos completamente abandonados, había prometido rescatarlos, hacer que los mercados estuvieran limpios, que los cementerios fueran espacios dignos y seguros y al cabo de poco tiempo lo cumplió, hoy tenemos mercados y cementerios acorde con el ordenamiento que vive el municipio.
Otra de sus grandes conquistas fue devolverles las aceras a los transeúntes, los obstáculos como negocios ilegales establecidos en plena acera impedían el paso de estudiantes, ancianos y en mayor medida a los ciegos y personas con discapacidad, Abel Martínez hizo cumplir la ley y las áreas comunes son utilizadas por toda la ciudadanía.


El rescate del municipio no solo se circunscribió a la limpieza, transparencia y orden, también hubo que rescatar la confianza en el empresariado, el comercio y en los propios servidores municipales que recibían hasta cheques sin fondos, habían perdido su seguro médico y no se les cumplía con la Seguridad Social.


Abel no encontró dinero, ni equipos para empezar la gran tarea en favor de la ciudad, el crédito estaba cerrado, sin embargo, recobró la confianza y durante poco más de 6 años ha cumplido los compromisos con contratistas y suplidores, porque no emprende un solo proyecto si no cuenta con la disponibilidad de recursos.


La Cultura ha sido uno de sus grandes pilares en hacer de Santiago un destino turístico importante, los murales de ciudad es un patrimonio que ha traído a grandes personalidades nacionales y extranjeras, unas que han sido reconocidas y otras atraídas por la más importante galería de arte urbano de toda la Republica Dominicana.


Cada día el alcalde Abel Martínez reitera y asume el compromiso por un mejor Santiago, su gran obra de desarrollo impulsada desde el cabildo local, es sin duda un referente a nivel nacional e internacional, lo que ha puesto en la mente de los dominicanos, de que, “Quien cambia una ciudad, cambia un país”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.