Compartir

Washington DC,>El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y la primera dama, Jill, visitarán Puerto Rico este lunes y viajarán el miércoles al estado de Florida para evaluar sobre el terreno los daños causados por los huracanes Fiona e Ian.

En Puerto Rico, el presidente Biden revisará os daños causados por el huracán Fiona, donde decenas de miles de personas siguen sin luz dos semanas después de la tormenta.

El gobernador Pedro Pierluisi, escribió en sus redes sociales que Biden llegará en la tarde del lunes y que aprovechará la visita para «proveerle una actualización de lo esfuerzos de recuperación junto al equipo de respuesta de emergencia de nuestro gobierno».

La electricidad se ha restaurado para aproximadamente el 90% de los 1.47 millones de clientes, pero más de 137,000, la mayoría en el sur y el oeste de la isla, las regiones más afectadas, siguen a oscuras. 

Otros 66,000 clientes siguen sin agua corriente.

Biden ha prometido que el gobierno estadounidense no abandonará a Puerto Rico mientras comienza a reconstruir de nuevo, cinco años después de que el más potente huracán María devastara la isla en 2017.

Estaba previsto que Biden anunciara durante la visita que el gobierno proporcionará 60 millones de dólares, a través de la ley bipartidista de infraestructura firmada el año pasado, para reforzar diques, muros contra inundaciones y un nuevo sistema de alerta de inundaciones para que la isla esté mejor preparada para futuras tormentas, según la Casa Blanca.

“Vemos por lo que están pasando y estamos con ustedes”, escribió Biden el lunes en un tuit dirigido a puertorriqueños y floridanos.

Florida está en pleno proceso de limpieza tras el duro golpe del huracán Ian la semana pasada. La tormenta mató a más de 60 personas, diezmó algunas comunidades costeras e inundó otras. Biden tiene previsto visitar Florida el miércoles para evaluar los daños.

El presidente, acompañado por la primera dama, Jill Biden, y Deanne Criswell, administradora de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias de Estados Unidos (FEMA, por sus siglas en inglés), esperaba aterrizar este lunes en Ponce, Puerto Rico, una ciudad en la costa sur. Los daños de la tormenta se concentran en el sur de la isla.

El gobernador, Pedro Pierluisi, dijo que informaría a Biden sobre los esfuerzos de recuperación.

“Nos aseguraremos de seguir trabajando juntos para asegurar la continuidad de la reconstrucción ya encaminada”, tuiteó el gobernador el domingo.

Fiona causó inundaciones catastróficas, destruyó carreteras y puentes y provocó más de 100 aludes de tierra cuando golpeó Puerto Rico el 18 de septiembre. 

Al menos dos personas murieron arrastradas por las aguas y otras murieron en accidentes asociados al empleo de velas o generadores durante el apagón generalizado en la isla.

Funcionarios del gobierno han estimado que los daños rondan los 3,000 millones de dólares, pero advierten que la cifra podría subir conforme continúan las valoraciones.

Algunas personas en Puerto Rico se preguntaron si la visita de Biden cambiaría algo, y recordaron cómo el expresidente Donald Trump visitó la isla tras el huracán María, que castigó la isla como potente tormenta de categoría 4 en 2017, y arrojó rollos de papel de cocina a la multitud en una escena que indignó a muchos.

Manuel Veguilla, mecánico retirado de 63 años y que vive en una remota población en la afectada localidad de montaña de Caguas, en el norte, dijo que no esperaba que su vida mejorase tras el impacto de Fiona, que mantuvo su vecindario aislado de cualquier ayuda durante una semana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.